Cambios de tripulación y repatriación de la gente de mar - una cuestión clave explicada

image

Los marinos han sido los héroes no reconocidos de esta pandemia, ya que el mundo depende de ellos para transportar más del 80% del volumen del comercio mundial, incluidos alimentos y productos médicos vitales, energía y materias primas, así como productos manufacturados en todo el mundo. También han sido víctimas colaterales de la crisis, ya que las restricciones de viaje han dejado a decenas de miles de ellos varados en los barcos, o sin poder acudir a trabajar en ellos.

Las dificultades relacionadas con la repatriación y los cambios de tripulación también tienen un gran impacto en el sector del transporte marítimo y se han identificado como una cuestión prioritaria, por lo que la OMI y otras organizaciones instan a los gobiernos a intervenir. El asunto ha sido incluso abordado por el Secretario General de las Naciones Unidas, quien expresó su preocupación por la creciente crisis humanitaria y de seguridad a la que se enfrenta la gente de mar en todo el mundo, y pidió a todos los países que designen formalmente a la gente de mar y a otro personal marino como "trabajadores esenciales" y que garanticen que los cambios de tripulación puedan realizarse con seguridad. El Sr. Guterres reiteró su preocupación en su mensaje por el Día Marítimo Mundial celebrado el 24 de septiembre de 2020.

Si bien la OMI se siente alentada por los progresos realizados en muchos países para designar a la gente de mar como trabajadores esenciales y facilitar los cambios de tripulación y la repatriación, la Organización sigue estando muy preocupada por los numerosos países en los que todavía se les aplican restricciones. Estamos al borde de una crisis humanitaria y de un verdadero problema de seguridad: no podemos esperar que la gente de mar que se encuentra actualmente en los buques permanezca en el mar para siempre. Muchos de ellos ya han realizado viajes de servicio significativamente más largos que los 11 meses acordados por la OIT como duración máxima de los contratos de la gente de mar. Es responsabilidad de los gobiernos garantizar que la gente de mar y los buques puedan seguir moviéndose, para permitir que el mundo supere y se recupere de la pandemia y mantenga a flote la economía mundial.

La OMI, la Asamblea General de las Naciones Unidas y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) han aprobado resoluciones en las que se insta a los gobiernos a designar a la gente de mar como trabajadores esenciales.

Aquí están las respuestas a algunas de las preguntas más frecuentes sobre los cambios de tripulación y la repatriación de la gente de mar.

1. ¿Por qué es tan difícil para los marinos volver a casa?

Los gobiernos de todo el mundo han suspendido los vuelos internacionales, cerrado las fronteras, los puertos y los aeropuertos y han impuesto restricciones de viaje a los extranjeros para limitar la propagación del nuevo coronavirus. Esas restricciones han repercutido directamente en la capacidad de los marinos para viajar entre los buques que constituyen su lugar de trabajo y su país de residencia.

La propia naturaleza del transporte marítimo internacional hace necesario que un número importante de marinos viajen en avión hacia y desde los buques cada mes, ya que sus puertos de salida o de llegada pueden estar a miles de kilómetros de sus hogares. Muchos son llevados a sus puertos de salida para embarcarse en los barcos donde viven y trabajan durante varias semanas o meses a la vez. Una vez que llegan a su destino, a menudo necesitan ser repatriados por avión.

Las restricciones y cierres relacionados con COVID-19 han obstaculizado este proceso. La falta de disponibilidad de vuelos comerciales ha reducido considerablemente las opciones de viaje de la gente de mar. El cierre de las fronteras significa que algunos no pudieron transitar por países extranjeros o viajar a los aeropuertos para tomar sus vuelos de regreso a casa. La situación se complica aún más por las dificultades para obtener visados o permisos de viaje a los países de tránsito o incluso para entrar en sus países de residencia. Los requisitos de aislamiento también pueden dificultar los viajes.

Además, un número considerable de marinos no han podido regresar a sus hogares porque no pudieron ser reemplazados por las tan necesitadas tripulaciones de reemplazo. Debido a las restricciones de viaje, la gente de mar no ha podido viajar al extranjero para embarcarse en los barcos, lo que hace que los cambios de tripulación sean difíciles - o imposibles. Como resultado, los marinos informan de que sus contratos se prorrogan durante meses más allá de su fecha de finalización original, lo que les obliga a permanecer a bordo en lugar de reunirse con sus familias.

Esto ha dejado a miles de marinos varados en buques  sin perspectivas de ser repatriados. Las repetidas prórrogas de sus contratos han llegado a un nivel en el que esto no puede continuar sin graves consecuencias para la salud de la gente de mar y, por consiguiente, para la seguridad de los buques que operan.

2. ¿Cuántos marinos están en esta situación?

Se estima que, a diciembre de 2020, alrededor de 400.000 gente de mar permanecen a bordo de buques comerciales, sin poder ser repatriados y habiendo expirado sus contratos. Un número similar de gente de mar necesita urgentemente incorporarse a los buques para reemplazarlos.

En un día cualquiera, cerca de un millón de gente de mar trabaja en unos 60 000 grandes buques de carga en todo el mundo.

3. ¿Por qué son tan importantes los cambios de la tripulación?

Los cambios de tripulación son vitales para prevenir la fatiga y proteger la salud, la seguridad y el bienestar de la gente de mar, garantizando así el funcionamiento seguro del comercio marítimo. No se pueden posponer indefinidamente.

La duración de los contratos de la gente de mar varía, pero normalmente trabajan entre cuatro y seis meses en los buques, seguidos de un período de licencia. Cuando están en el mar, a menudo trabajan en turnos de 10 a 12 horas, siete días a la semana, realizando tareas que requieren una atención profesional constante.

La gente de mar que pasa largos períodos a bordo corre un mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud, incluidos problemas de salud física y mental. Miles de marinos varados a bordo de los buques ya han expresado su agotamiento, fatiga, ansiedad y estrés mental. Y un marino física y mentalmente fatigado tiene un riesgo mucho mayor de verse involucrado en un siniestro marítimo.

Los cambios de tripulación son esenciales para cumplir con las regulaciones marítimas internacionales de seguridad, salud y bienestar de la tripulación, y empleo. El Convenio sobre el trabajo marítimo (CTM) de 2006 de la OIT establece que el período máximo continuo que un marino debe servir a bordo de un buque sin permiso es de 11 meses. Este período puede excederse en situaciones de "fuerza mayor", pero toda prórroga debe ir acompañada de las salvaguardias adecuadas para evitar cualquier abuso y proteger los derechos de la gente de mar. Según la OIT, se ha exigido a cientos de miles de marinos que permanezcan a bordo más allá del período máximo de 11 meses. En algunos casos, los marinos no han podido volver a casa durante 18 meses.

4. ¿Cuál es la situación en lo que respecta al acceso a la atención médica de la gente de mar?

Ha habido varios casos de marinos a los que se les ha negado el permiso para desembarcar a tierra a recibir atención médica, a pesar de que presentaban problemas médicos urgentes pero no relacionados con COVID-19.

Por ejemplo, a un marino ruso de 45 años que sufría un derrame cerebral se le negó inicialmente el permiso para entrar en un puerto extranjero para recibir el tratamiento que necesitaba desesperadamente para salvar su vida. La evacuación médica fue finalmente autorizada después de que las agencias de la ONU intervinieran. (Haga clic aquí para más detalles sobre esta historia).

Ejemplos como este crean una preocupación importante para la gente de mar, a la que le preocupa no recibir la atención médica que necesita en caso de que se enferme, de COVID-19 o de otras enfermedades. Además, muchos marinos tienen graves problemas para obtener recetas de los medicamentos que toman regularmente.

En virtud Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, los Estados rectores del puerto deben garantizar que la gente de mar que esté a bordo de buques que se encuentren en su territorio y que necesite una atención médica inmediata tenga acceso a las instalaciones médicas en tierra. Según la OIT, las medidas excepcionales adoptadas por algunos gobiernos para contener la pandemia de COVID-19 no pueden ser invocadas como una razón válida para no cumplir con esta obligación internacional.

5. ¿Qué hace la OMI para ayudar a la gente de mar?

La OMI ha establecido un Grupo de gestión de la crisis para la gente de mar (SCAT) para vigilar la evolución de la situación, coordinar los esfuerzos, comunicarse con todas las partes interesadas pertinentes y prestar apoyo específico en casos concretos y situaciones particularmente urgentes.

Este grupo dedicado a menudo trabaja junto con otras organizaciones como la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y la Cámara Naviera Internacional (ICS).

Desde el comienzo de la crisis, este grupo ha estado trabajando las veinticuatro horas del día para encontrar soluciones: tranquilizar a la gente de mar que se pone en contacto directamente con la OMI, contactar con representantes de los gobiernos nacionales, ONG, sindicatos o asociaciones pertinentes, u orientar a la gente de mar hacia la organización adecuada.

La rápida intervención de la OMI ha marcado la diferencia para la gente de mar de todo el mundo. Por ejemplo, el Grupo de gestión de la crisis para la gente de mar (SCAT) ayudó a un marino en estado crítico a obtener atención médica urgente y facilitó la repatriación de otros. Haga clic aquí para obtener más detalles sobre las medidas adoptadas por la OMI para ayudar a los marinos individuales.

Además, la OMI ha instado repetidamente a los gobiernos a que designen a los marinos como trabajadores esenciales y los eximan de las restricciones de viaje. También ha publicado varias cartas circulares que proporcionan orientación e información esenciales sobre cuestiones como la garantía de seguridad en los cambios de tripulación de los buques (CL.4204/Add.14), el equipo de protección personal (CL.4204/Add.15), los certificados de la gente de mar (CL.4204/Add.19) y la garantía de una interfaz segura a bordo entre el buque y el personal de tierra (CL.4204/Add.16). Haga clic aquí para acceder a todas las directrices publicadas por la OMI en el marco de la pandemia COVID-19.

En septiembre, el Comité de seguridad marítima de la OMI adoptó una resolución en la que se insta a todos los Gobiernos a que adopten medidas de carácter urgente para resolver la crisis humanitaria y de seguridad a la que tiene que hacer frente el transporte marítimo internacional como consecuencia de la pandemia de COVID-19. Lea más aquí.

6. ¿Qué pueden hacer los gobiernos?

La OMI y otras organizaciones han instado repetidamente a los gobiernos a que designen como "trabajadores esenciales" a la gente de mar, el personal marítimo, el personal de los buques pesqueros, el personal del sector de la energía en alta mar y el personal de los proveedores de servicios en los puertos, independientemente de su nacionalidad.

Se insta a los gobiernos a que presten a ese personal el apoyo necesario como serían las exenciones de las restricciones nacionales de viaje o de circulación, para que puedan subir o bajar de los buques y transitar por los territorios nacionales (por ejemplo, a un aeropuerto) para su repatriación. También deben garantizar que ese personal tenga acceso a un tratamiento médico de urgencia y, de ser necesario, facilitar la repatriación de emergencia.

Los gobiernos y las autoridades nacionales deberían velar por que todos los buques mercantes visitantes sigan teniendo acceso a los atracaderos de los puertos y terminales y hacer todo lo posible para que se produzcan cambios de tripulación. Se les alienta encarecidamente a que apliquen una serie de protocolos, en los que se establecen medidas y procedimientos generales destinados a garantizar que los cambios de tripulación de los buques puedan tener lugar de manera segura durante la pandemia de COVID-19, y a que los compartan ampliamente con las autoridades nacionales competentes. Los protocolos cubren todos los temas clave, incluyendo el suministro de equipo de protección personal, las pruebas de COVID-10, la comprobación de la temperatura y las propuestas de carriles designados en los aeropuertos. Fueron diseñados por una amplia muestra representativa de asociaciones industriales mundiales y aprobados por el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, en mayo.

En relación a las recientes noticias positivas sobre el desarrollo de vacunas contra el COVID-19, el Secretario General Lim dijo que la designación como "trabajador esencial" debería garantizar que la gente de mar y los trabajadores marítimos reciban una vacunación prioritaria, lo que les permitiría trabajar y mantener las cadenas mundiales de suministro.

7. ¿Por qué es tan importante la designación del trabajador esencial?

Esta designación de trabajador esencial garantizará que la gente de mar esté exenta de las restricciones de viaje y pueda viajar hacia y desde los buques, un elemento clave para permitir que se produzcan cambios de tripulación.

Los cambios de tripulación no sólo son esenciales para la salud y el bienestar de la propia gente de mar, sino que también son vitales para garantizar que los buques comerciales puedan seguir transportando mercancías de primera necesidad de manera segura y sin interrupciones innecesarias.

El 80 % del comercio mundial se transporta por vía marítima. El transporte marítimo mueve los alimentos, la energía y las materias primas de una parte a otra del mundo, así como los productos manufacturados, incluidos los medicamentos y los suministros médicos que son vitales en la lucha contra la pandemia de COVID-19. La designación del trabajador esencial garantizará que el comercio de bienes esenciales, incluidos los suministros médicos y los alimentos, no se vea obstaculizado por la pandemia y las medidas de contención conexas.

8. ¿Debería la designación de trabajador esencial aplicarse también a los trabajadores de los cruceros?

Sí, los llamamientos de la OMI para que se designe a los marinos como trabajadores esenciales incluyen a la tripulación de los cruceros. La OMI considera que todos los marinos y el personal marítimo son trabajadores esenciales, independientemente del tipo de buque en el que trabajen. La OMI insta a los gobiernos y a las autoridades nacionales a que garanticen que la gente de mar que trabaja en buques de crucero tenga derecho a las mismas exenciones que otros trabajadores esenciales, como los permisos de tránsito y de viaje.

Los buques de crucero se han enfrentado a desafíos particulares, con un número mucho mayor de personas a bordo (tanto marineros como pasajeros) en comparación con los buques de carga. Pueden tener miles de pasajeros y tripulación, mientras que incluso los buques de carga más grandes pueden tener sólo unos 20 tripulantes a bordo.

La mayoría de las líneas de cruceros dejaron de navegar en respuesta a la pandemia de COVID-19 y desde entonces han estado trabajando para desembarcar y repatriar a sus pasajeros y tripulación. Pero para ello se requiere la colaboración y la cooperación entre las líneas de cruceros, los gobiernos y otros, que es exactamente lo que la OMI ha estado pidiendo.

9. ¿Por qué la gente de mar debe recibir prioritariamente la vacuna contra el COVID-19?

El establecimiento de listas de prioridad para la vacunación es una prerrogativa de los Gobiernos nacionales, pero se alienta a los Estados Miembros de la OMI a garantizar que la gente de mar, el personal marino y el personal de los buques pesqueros reciban la vacuna de forma prioritaria. Esto les permitirá trabajar y mantener las cadenas de suministro vitales, y ayudaría a resolver la actual crisis de cambio de tripulación. 

La OMI ha instado en repetidas ocasiones a sus Estados Miembros a que designen a la gente de mar como trabajadores esenciales, y el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, ha dicho que esta designación debería garantizar que la gente de mar pueda ser vacunada rápidamente

La gente de mar entra en la categoría de trabajadores esenciales fuera del sector sanitario, que también incluye a los miembros de la policía, a los trabajadores de primera línea, a los servicios municipales, a los profesores, a los encargados del cuidado infantil y a los trabajadores de la agricultura y el transporte. Además, la gente de mar entra en la categoría de trabajadores que pertenecen a sectores económicamente críticos y que no pueden ejercer su profesión a distancia.  

10. ¿Qué países han designado a la gente de mar como trabajadores esenciales?

Muchos países miembros de la OMI han enviado comunicaciones a la OMI en las que mencionan específicamente a la gente de mar como trabajadores esenciales o han hecho comentarios para indicarlo. La OMI difunde esas comunicaciones por medio de cartas circulares que se pueden consultar en el sitio web de la OMI.

El 9 de julio de 2020, 13 países firmaron la Declaración conjunta de la cumbre marítima internacional virtual sobre cambios de tripulación, en la que los Gobiernos se comprometieron a facilitar los cambios de tripulación y a lograr la designación de "trabajadores esenciales" para la gente de mar. Se ha notificado que otros también han designado a la gente de mar como trabajadores esenciales.

A 5 de febrero de 2021, 55 Estados Miembros y dos Miembros Asociados de la OMI han designado a la gente de mar como trabajadores esenciales. Los Estados Miembros son: Alemania, la Arabia Saudita, Azerbaiyán, las Bahamas, Bangladesh, Barbados, Bélgica, el Brasil, el Canadá, Chile, Chipre, Croacia, Dinamarca, Dominica, los Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, el Gabón, Georgia, Ghana, Grecia, la India, Indonesia, Irán (República Islámica del), Irlanda, Italia, Jamaica, el Japón, Kenya, Kiribati, Líbano, Liberia, las Islas Marshall, Moldova, Montenegro, Myanmar, Nigeria, Noruega, Nueva Zelandia, los Países Bajos, Polonia, Panamá, el Reino Unido, la República de Corea, Rumania, Singapur, Sudáfrica, Suecia, Tailandia, Turquía y el Yemen. Los Miembros Asociado son Hong Kong (China), las Islas Feroe. 

Sin embargo, la situación sigue siendo compleja y se siguen notificando dificultades. En algunos casos, la designación de trabajador esencial puede aplicarse únicamente a los nacionales de un país determinado y se siguen aplicando restricciones a la gente de mar de otros países, dejando a la tripulación extranjera sin poder transitar por ese país para su repatriación.

Es posible que muchos más países hayan designado a marinos como trabajadores esenciales sin informar de ello a la OMI.

La OMI se siente alentada por el creciente número de países que han designado a la gente de mar como trabajadores esenciales e invita a más Estados Miembros a seguir su ejemplo.

11. ¿Cómo pueden los cambios de tripulación y la repatriación tener lugar de forma segura?

La OMI ha aprobado un conjunto de protocolos paso a paso que establecen medidas y procedimientos generales destinados a garantizar que los cambios de tripulación puedan tener lugar de forma segura durante la pandemia de COVID-19. Estos protocolos han sido elaborados por una amplia muestra de asociaciones industriales mundiales que representan a diversos sectores de la industria del transporte marítimo.

Los protocolos asesoran sobre procedimientos seguros para la entrada y salida de buques y la repatriación. Cubren todo, desde el suministro de equipo de protección personal, pruebas de COVID-19, distanciamiento social, precauciones higiénicas, comprobación de la temperatura, alojamiento temporal y propuestas de rutas designadas en los aeropuertos para la gente de mar, por nombrar sólo algunos.

Incluyen requisitos para las compañías de transporte marítimo y recomendaciones a los gobiernos, las administraciones marítimas y otras autoridades nacionales pertinentes, como las autoridades sanitarias, aduaneras, de inmigración, de control fronterizo, portuarias y de aviación civil.

12. ¿Qué dice el derecho internacional sobre el derecho de la gente de mar a ser repatriada?

La regla 2.5 del Convenio sobre el Trabajo Marítimo (CTM, 2006) de la OIT establece que la gente de mar tiene derecho a ser repatriada al término de su contrato.  La OIT ha indicado que estas obligaciones deben respetarse durante la pandemia sin perjuicio de la necesidad de adoptar medidas para prevenir el contagio.

El Convenio sobre el trabajo marítimo (CTM) de 2006 de la OIT establece que el período máximo continuo que un marino debe servir a bordo de un buque sin permiso es de 11 meses. Este período puede excederse en situaciones de "fuerza mayor", pero toda prórroga debe ir acompañada de las salvaguardias adecuadas para evitar cualquier abuso y proteger los derechos de la gente de mar. Según la OIT, se ha exigido a cientos de miles de marinos que permanezcan a bordo más allá del período máximo de 11 meses. En algunos casos, los marinos no han podido volver a casa durante 18 meses.