Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Skip Navigation Linksdefault La OMI y su rol en la protección de los océanos

Skip Navigation LinksIMO / Spanish / Sala de prensa / Punto de mira / La OMI y los océanos

La OMI y su rol en la protección de los océanos

 

IN FOCUS banner_Oceans_SP.jpg​​

El transporte marítimo es uno de los principales usuarios de los océanos, siendo responsable del 80% del comercio marítimo, llevando y trayendo pasajeros a sus destinos y transportando miles de turistas en cruceros,

Como organismo de las Naciones Unidas responsable de elaborar y adoptar medidas para mejorar la seguridad y la protección del transporte marítimo internacional y prevenir la contaminación de los buques, la OMI tiene un rol primordial para cumplir las metas establecidas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS) 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

Pulse aquí para leer el artículo (en inglés): The Role of the International Maritime Organization in Preventing the Pollution of the World's Oceans from Ships and Shipping (UN Chronicle)

  Prevención de la contaminación por los buques

El Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques, conocido universalmente como Convenio MARPOL, es el tratado clave adoptado por la OMI para prevenir y reducir al mínimo la contaminación ocasionada por el transporte marítimo.

El Convenio MARPOL aborda la contaminación por hidrocarburos ocasionada por los buques (Anexo VI); por sustancias nocivas liquidas, como las químicas,  transportadas a granel (Anexo II), sustancias perjudiciales transportadas por mar en bultos (Anexo III); las aguas sucias (Anexo IV) y las basuras (Anexo V). El Anexo VI trata de la contaminación atmosférica procedente de los buques.

En 2011, la OMI se convirtió en el primer organismo internacional en adoptar medidas de eficiencia energética obligatorias para la totalidad del sector con una serie de prescripciones técnicas y operacionales para buques nuevos y existentes que se aplican a todos los buques en todo el mundo, independientemente del patrón de navegación o del Estado de abanderamiento. Dichas medidas están destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte marítimo internacional.

Otros tratados aborden los sistemas antiincrustantes utilizados en los buques, la transferencia de especies invasivas por el agua de lastre de los buques y el reciclaje ambientalmente racional de los buques.

"50 años trabajando juntos": Durante los 50 años transcurridos desde la encalladura del buque tanque Torrey Canyon en 1967 la  cooperación entre gobiernos y la industria se ha fortalecido, lográndose una considerable reducción en los derrames importantes de hidrocarburos procedentes de los buques. Pulse aquí para ver la línea del tiempo y los paneles de la exposición que se encuentra en la sede de la OMI.


 La OMI en la Conferencia sobre los océanos de Naciones Unidas

La OMI participó en la Conferencia sobre los océanos de Naciones Unidas organizada en Nueva York (Estados Unidos), del 5 al 9 de junio.

La OMI destacó su labor hasta la fecha para

  • garantizar la navegación segura y sostenible en mares limpios;
  • proteger las zonas especiales y de zonas marinas especialmente sensibles;
  • limitar y restringir las descargas operacionales y el vertimiento de desechos en el mar;
  • y la relativa a la mitigación del cambio climático.

La OMI participó en una serie de actos paralelos en los que reiteró su compromiso de apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, especialmente el ODS 14.

El Secretario General Kitack Lim participó en varios paneles que fueron retransmitidos a través de Televisión web de Naciones Unidas.

Dos relevantes informes fueron presentados durante estos eventos:  el informe "The SDGs - Exploring Maritime Opportunities" (Los ODS: Explorando oportunidades marítimas) y la nueva publicación de la OMI "The GloBallast Story" (La historia de GloBallast).

 Zonas especiales

El Convenio MARPOL reconoce la necesidad de prescripciones más estrictas para gestionar y proteger las autodenominadas "zonas especiales" debido a su ecología o tráfico marítimo.  

Se han adoptado un total de 19 zonas especiales que incluyen áreas en mares cerrados o semicerrados en el mar Mediterráneo, el mar Báltico, el mar Negro y el mar Rojo, y también otras más extensas en las aguas meridionales de Sudáfrica y las aguas occidentales de Europa.

Este reconocimiento de zonas especiales, junto con la reglamentación mundial, es una indicación clara de que la OMI está concienciada de la importancia fundamental de proteger y preservar los mares y los océanos del mundo como sistemas de subsistencia vitales para todos los pueblos.

La Antártida ha disfrutado de un estatus de zonas especial desde 1992. Las descargas oleosas y el vertimiento de desechos en el mar totalmente prohibidas. Además, una prohibición total sobre el transporte o la utilización de fueloil pesado entró en vigor el 1 de Agosto de 2011, en virtud de una regla nueva del Anexo I del Convenio MARPOL.

 Proteger el Ártico y el Antártico

Las aguas polares se benefician de medidas especiales en el Código polar de la OMI, que entró en vigor el 1 de enero de 2017 para los buques que operen en las aguas Árticas y Antárticas.

 Zonas marinas especialmente sensibles

La OMI ha desarrollado un proceso para designar zonas marinas especialmente sensibles (ZMES). Se trata de zonas sujetas a medidas de protección, tales como los sistemas obligatorios de organización del tráfico. Actualmente hay 14 zonas protegidas de esta manera, incluidas los Sitios Marinos Patrimonio Mundial de la UNESCO como la Gran Barrera de Coral (Australia), el Archipiélago de Galápagos (Ecuador), el Monumento Marino Nacional de Papahānaumokuākea (Estados Unidos) y el mar de Wadden (Dinamarca, Alemania, Países Bajos).

Esta práctica largamente establecida de la designación de zonas especiales y de zonas marinas especialmente sensibles (ZMES) apoya plenamente el objetivo SDG 14 para aumentar la cobertura de zonas marinas protegidas.

 Protección de la biodiversidad marina

La labor de la OMI para apoyar la biodiversidad marina incluye medidas para prevenir la propagación de organismos acuáticos potencialmente invasivos.

Obtenga más información sobre gestión del agua de lastre y contaminación biológica.

La OMI participa en el Comité preparatorio constituido para elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar sobre la conservación y el uso sostenible de la diversidad biológica marina de las zonas fuera de la jurisdicción nacional. Lea más aquí

 Protección de los mamíferos marinos

La labor de la OMI sobre seguridad y prevención de la contaminación del buque apoya la protección de los mamíferos marinos.

La OMI ha adoptado varias medidas de organización del tráfico marítimo para proteger las ballenas y otros cetáceos de las colisiones con buques durante las temporadas de cría.

Pulse aquí para leer el artículo (en inglés): Routing for Whales

 Asociaciones para los océanos – Los proyectos de asociaciones Glo-X

La OMI, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) han liderado el proyecto "Modelo Glo-X" de diseño de programa e implantación de proyectos de eficiencia energética y protección del medio marino.

Estos programas de asociaciones mundiales han dado lugar a reformas jurídicas, políticas e institucionales en más de 70 países, incluidos los PEID y los PMA. De esta manera, apoyan la transformación del mercado de la tecnología, que en el caso del tratamiento del agua de lastre, dio como resultado la creación de un nuevo mercado valorado en más de 50 millones de dólares de los Estados Unidos.

Los proyectos FMAM-PNUD-OMI son:

·         el proyecto mundial de gestión del agua de lastre (GloBallast)

·         el proyecto de asociación mundial de eficiencia energética marítima (GloMEEP),

·         el proyecto mundial propuesto sobre la contaminación biológica (GloFouling)

La OMI también está ejecutando el proyecto de red de centros de cooperación en tecnología marítima (GMN),

 Mitigación del cambio climático

El aumento del dióxido de carbono en la atmósfera puede conducir a la acidificación de los océanos.

En 2011, la OMI se convirtió en el primer organismo internacional en adoptar medidas de eficiencia energética obligatorias para la totalidad del sector con una serie de prescripciones técnicas y operacionales para buques nuevos y existentes que se aplican a todos los buques en todo el mundo, independientemente del patrón de navegación o del Estado de abanderamiento. Dichas medidas están destinadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte marítimo internacional.  Las medidas de eficiencia energética obligatorias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte marítimo internacional, de conformidad con el Anexo VI del tratado de la OMI que regula la contaminación, el Convenio MARPOL, entraron en vigor en 2013.

Asimismo, la OMI participa en proyectos de creación de capacidad para apoyar la implantación de las reglas y fomentar la innovación y la transferencia de tecnología en todo el mundo.

Lea más acerca de los esfuerzos de la OMI para reducir las emisiones del transporte marítimo en este enlace.

Vea estos tres cortos vídeos en los que se explican  las prescripciones de eficiencia energética de la OMI y se destaca la creación de capacidad como medio de fomentar la toma de las medidas.

 Vertimiento de desechos en el mar, captura de carbono, geoingeniería

​Aunque el Convenio MARPOL contiene prescripciones relativas a las descargas accidentales y operacionales de los buques, la OMI también se ha ocupado de la contaminación marina procedente de fuentes terrestre –si bien, indirectamente- a través del Convenio y Protocolo de Londres  sobre la prevención de la contaminación del mar por vertimiento de desechos y otras materias. El Protocolo de Londres, adoptado en 1996, adopta un planteamiento preventivo: prohibir la descarga de desechos en el mar, salvo algunos recopilados en una "lista de vertidos permitidos" tales como los materiales de dragado.

El régimen del Convenio y Protocolo de Londres también contribuye a la mitigación del cambio climático mediante la regulación de la captura y el secuestro de carbón en formaciones geológicas del subfondo marino. Además, proporciona  reglas y orientaciones sobre el modo de evaluar las propuestas de geoingeniería marina. Obtenga más información aquí

 Basura marina

Animation1.JPG

Clean ships, clean seas



La basura marina representa un enorme problema en nuestros océanos. Algunos científicos advierten que en 2050, la cantidad de plásticos en el océano superará a la de peces.    

Sin embargo, la OMI, entre otros, ha tomado medidas para abordar este problema, incluida la regulación de la descarga de basuras de los buques y la labor de investigación de apoyo.

Lea más aquí sobre la labor de la OMI para luchar contra la basura marina.

 La OMI y la CONVEMAR

La Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar fue adoptada en 1982. Establece un régimen detallado de ley y orden en los océanos y mares del mundo mediante normas que rigen todos los usos de los océanos y sus recursos. Reúne en un solo instrumento las reglas para los usos tradicionales de los océanos y al mismo tiempo introduce nuevos conceptos y regímenes jurídicos, así como se ocupa de las cuestiones nuevas. El Convenio también proporciona el marco para la elaboración futura de determinadas zonas del derecho del mar.

Obtenga más información sobre las consecuencias de la CONVEMAR en la labor de la OMI en este enlace.

 Seguridad y protección marítimas para el uso sostenible de los océanos

Las reglas de la OMI para la seguridad y protección del transporte marítimo ayudan a apoyar el uso sostenible de los océanos.

Consulte aquí las reglas de seguridad marítima de la OMI.

Consulte aquí labor de la OMI sobre protección marítima.