Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Skip Navigation LinksNoise El ruido producido por los buques

Skip Navigation LinksIMO / Spanish / Sala de prensa / Punto de mira / El ruido producido por los buques

El ruido producido por los buques

 

NoiseInFocusBannerOption2_SP.jpg

El ruido de los buques puede tener efectos negativos tanto en los humanos como en la vida marina.

El ruido en los buques

El ruido continuo a bordo de los buques puede tener un efecto negativo en la salud humana. La OMI adoptó, en 2012 una regla del Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (Convenio SOLAS) que requiere que los buques sean construidos para reducir el ruido de a bordo y para proteger al personal del ruido, de conformidad con lo dispuesto en el Código sobre niveles de ruido a bordo de los buques. El Código establece límites obligatorios para el nivel de ruido en los espacios de máquinas, los puestos de control, los talleres, los alojamientos y otros espacios a bordo de los buques.

El Convenio sobre el trabajo marítimo, 2006, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), también contiene prescripciones con respecto a la prevención del riesgo de exposición a niveles peligrosos de ruido a bordo de los buques.


El ruido submarino y sus efectos en los mamíferos marinos 

Estudios han demostrado que la emisión de ruido submarino generado por el transporte marítimo puede tener consecuencias negativas tanto a corto como a largo plazo en la fauna marina, en especial en los mamíferos marinos. La cuestión del ruido submarino y sus efectos en los mamíferos marinos fue tratada por primera vez en la OMI en 2004. Se constató que el ruido antropogénico continuo era originado primordialmente por el transporte marítimo. Teniendo en cuenta que los buques navegan en aguas internacionales de forma habitual, la respuesta para gestionar ese ruido tiene que ser coordinada internacionalmente.

En 2008, el Comité de protección del medio marino (MEPC) acordó elaborar directrices técnicas no obligatorias destinadas a reducir al mínimo el ruido secundario introducido en el medio marino por los buques comerciales, limitando así sus efectos adversos para la fauna marina.


Directrices para reducir el ruido submarino

En 2014 la OMI aprobó directrices para reducir el ruido submarino generado por los buques mercantes. Habida cuenta de las complejidades asociadas con el proyecto y la construcción de buques, las directrices se centran en las fuentes primarias de ruido submarino: las hélices, la formUnderwaterNoisePDF.JPGa del casco, la maquinaria de a bordo, así como varios aspectos operacionales y recomendaciones de mantenimiento como la limpieza del casco.

Buena parte, si no la mayoría, del ruido submarino se debe a la cavitación de la hélice (la formación e implosión de cavidades de vapor de agua ocasionada por la disminución y el aumento de presión que se produce a medida que el agua pasa por la pala de la hélice). La cavitación genera ruidos en una banda ancha de frecuencias y picos discretos en los armónicos de la frecuencia del paso de la pala en el espectro acústico submarino. Las cuestiones relacionadas con la maquinaria de a bordo y las modificaciones operacionales también son pertinentes.

Las directrices también incluyen definiciones y normas para la medición del ruido submarino.

Cuando se adoptaron las directrices, se tomó nota de que el todavía existían considerables lagunas de conocimientos y que los niveles de ruido en el medio marino y la contribución de las distintas fuentes constituían una cuestión compleja. Por ello, era prematuro establecer objetivos futuros respecto de los niveles de ruido submarino procedente de los buques y era necesario proseguir la investigación, en particular con respecto a la medición y notificación del sonido submarino procedente de los buques. El Comité invitó a los Estados Miembros interesados a presentar propuestas en las próximas sesiones.

Haga clic en la imagen para ver el póster, del el Puerto de Vancouver, Canadá, en tamaño completo. Haga clic en el botón "escuchar ahora" en el cartel para escuchar sonidos de ballenas.


Zonas marinas especialmente sensibles y medidas de organización del tráfico

El ruido submarino y sus efectos en la vida marina también han sido tomados en cuenta a través de las "zonas marinas especialmente sensibles" adoptadas por la OMI. Se considera que estas zonas merecen una protección especial, por su importancia ecológica, socioeconómica o científica reconocida, o porque puedan ser vulnerable a los daños resultantes de las actividades marítimas internacionales. De esta forma, pueden adoptarse medidas de organización del tráfico para proteger la vida marina en conexión con una zona marina especialmente sensible.

La OMI ha adoptado una serie de medidas de organización del tráfico para proteger ballenas y otros cetáceos de las colisiones con buques durante las temporadas de cría, alejando los buques de ciertas zonas. Estas medidas, por tanto, también pueden tener un efecto positivo al reducir los efectos del ruido submarino.  (Haga clic para leer el artículo "Routing for Whales").


Ruido procedente de las operaciones de dragado

El ruido también ha sido discutido en el contexto de la labor del Protocolo y Convenio de Londres sobre la protección del medio marino de la contaminación del mar por vertimiento de desechos y otras materias. Las actividades y el material de dragado es la principal fuente de vertidos permitidos en el mar en el marco de estos tratados, y son también una fuente de ruido antropogénico.

La Asociación Mundial de Dragado (WODA) ha enviado orientaciones técnicas sobre el sonido submarino en relación con el dragado a los Grupos científicos del Convenio y del Protocolo de Londres, asesorando a las personas encargadas de tomar decisiones, las partes interesadas y los científicos sobre el modo de hacer frente a los efectos del sonido submarino debido principalmente a las actividades de dragado.


Para saber más...