Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Skip Navigation Linksdefault Home

Skip Navigation LinksIMO / Spanish / Sala de prensa / Punto de mira / Gestión del agua de lastre

La gestión del agua de lastre: el control de las especies invasoras perjudiciales

 

​​​​​​​​​​​​​Ballast Water 2016_NEW_thinner_.jpg

El agua se utiliza como lastre para estabilizar los buques en el mar. El agua de lastre puede contener miles de microbios marinos y acuáticos, plantas y animales, que son transportados por todo el mundo. En caso de que el agua no tratada sea liberada en el puerto de destino, se podrían introducir nuevas especies invasivas. Ya se han producido cientos de estas invasiones, algunas veces con consecuencias desastrosas para el ecosistema local.

El Convenio internacional para el control y la gestión el agua de lastre y los sedimentos de los buques (Convenio BWM) se adoptó en 2004 con el fin de introducir reglas mundiales para controlar la transferencia de especies potencialmente invasoras.  Una vez que el instrumento entre en vigor, será necesario que el agua de lastre sea tratada antes de que se libera en un nuevo lugar, de manera que los microorganismos o pequeñas especies marinas sean eliminadas.

El Convenio sobre la gestión del agua de lastre entrará en vigor en septiembre del año 2017. 

Más información aquí


Estado de la Convención BMW 

El Convenio sobre la gestión del agua de lastre entrará en vigor en septiembre del año 2017.


Ballast water in numbers HR_with IMO logo.jpg

Prescripciones del Convenio BMW


En virtud del Convenio, todos los buques en tráfico internacional deben gestionar su agua de lastre y los sedimentos siguiendo determinadas normas, de conformidad con un plan específico de gestión del agua de lastre. Todos los buques también tendrán que llevar a bordo un libro registro del agua de lastre y un certificado internacional de gestión del agua de lastre. Las normas de gestión del agua de lastre serán introducidas gradualmente a lo largo de un periodo de tiempo. Como solución intermedia, los buques deberían proceder a cambiar el agua de lastre en medio del océano. No obstante, en la mayoría de los buques de será necesario instalar un sistema de tratamiento a bordo.

Haga clic aquí para saber más sobre las prescripciones.

Aprobación de sistemas de gestión del agua de lastre

El Convenio sobre la gestión del agua de lastre prescribe que los sistemas de gestión del agua de lastre utilizados para cumplir lo dispuesto en el Convenio deberán ser aprobados por la Administración teniendo en cuenta las Directrices para la aprobación de sistemas de gestión del agua de lastre (D8).

Lea más aquí

La OMI puso en marcha el proyecto GloBallast (2008-2017) para aprovechar el impulso de los esfuerzos que se estaban realizando en diversas partes para afrontar el problema del agua de lastre, catalizando así alianzas mundiales para desarrollar soluciones. Pulse aquí para ver el sitio web oficial.

La Historia GloBallast (descargue el PDF) explica los principales logros del Programa de asociaciones GloBallast, ejecutado por la OMI en colaboración con el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El proyecto se inauguró en 2007 tras una fase inicial de 4 años a fin de ayudar a los países en desarrollo a que reduzcan la transferencia de organismos acuáticos perjudiciales y agentes patógenos en el agua de lastre de los buques, implanten las directrices de la OMI existentes, y se preparen para la implantación del nuevo Convenio.

Las diez especies más invasivas  que pueden transferirse a través del agua de lastre de los buques aparecen en la publicación, que también proporciona infografías, diagramas y casos prácticos pormenorizados.





 Editor de contenido ‭[6]‬

BWlandscapeSmall.jpg

 

Kelp asiático (Undaria pinnatifida)

Más conocido como wakame, este alga comestible es comúnmente usada en la cocina coreana y japonesa. Si bien es nativa de las zonas costeras de agua fría de Japón, la República de Corea, la República Popular Democrática de Corea y China, ha sabido encontrar su camino hasta Nueva Zelandia, Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Argentina, Australia, México y los Estados Unidos, donde se han puesto en marcha medidas agresivas para eliminar la planta de puertos en el litoral occidental. El kelp se descubrió en la Bahía de San Francisco  en mayo de 2009.


Cólera (Vibrio cholera)

Las áreas portuarias cercanas a la desembocadura de los ríos son zonas de reproducción para la bacteria del cólera, especialmente en países donde el saneamiento es deficiente y el agua está muy contaminado con aguas sucias sin depurar.  La bacteria del V. cólera ataca las superficies de animales planctónicos como los copépodos (un tipo de pequeños crustáceos) y otros zooplankton, en particular en los países tropicales, así como moluscos y plantas acuáticas. Al acoplarse a los organismos microscópicos arrastrados por la corriente, la bacteria puede entrar al agua de lastre y transmitirse a nuevas zonas en otras partes del mundo. Si se ingiere con el agua potable, las cepas O1 y O139 de las bacterias pueden causar cólera en los seres humano.


Cangrejo verde europeo (Carcinus maenas)

Otra especie que está colonizando Australia es el cangrejo verde europeo, que viajó desde su hábitat original en el noreste del océano Atlántico y el mar Báltico hasta las Antípodas, América del Sur y el Atlántico y costas del Pacífico de América del norte. El cangrejo verde es un carnívoro que caza almejas, mejillones, ostras y gasterópodos. Su introducción en los Estados Unidos en la década de 1950 ha costado millones de dólares al sector pesquero americano porque el cangrejo verde se alimenta de vieiras y otros mariscos de importancia comercial. Aparte de alimentarse de las especies nativas, el cangrejo verde europeo les arrebata los alimentos y se reproduce muy rápidamente. Las investigaciones han sugerido que la colonización del cangrejo verde de los estuarios de Washington, Oregón y la Columbia Británica fue facilitada por las tormentas de 1997 y 1998 del llamado fenómeno de El Niño.

 

Estrella de mar del Pacífico norte (Asterias amurensis)

Autóctonas del Japón, el norte de China, la República de Corea, la República Popular Democrática de Corea y la Federación de Rusia, esta estrella de mar es capaz de tolerar muchas temperaturas diferentes y un amplio rango de salinidad en el agua. Se encuentra con frecuencia en los estuarios y zonas intermareales. El desove se produce entre julio y agosto y las hembras son capaces de transportar hasta 20 millones de huevos, que eclosionan y se convierten en larvas planctónicas durante 180 días. La especie se ha introducido en el sureste de Australia y en Tasmania, probablemente a través del agua de lastre. El puerto de Melbourne es el mayor puerto de Australia y gestiona la entrada de muchos buques portacontenedores procedentes del lejano Oriente. Es en Australia donde las estrellas del Pacífico norte están causando más daños, ya que se comen los huevos de la brachionichthyidae.






​​​​​​